Significado de la palabra Curacaví

Curacaví proviene del Mapundungum, de las palabra “Cura y Cahuín” que traducido al castellano puede tomar varios significados: “Reunión junto a la piedra o Piedra de la reunión”. También se le conoce como “Piedra del festín”

Su fundación y la encomienda

Fue el fundador de Santiago don Pedro de Valdivia quien entregó una merced de tierra denominada encomienda para su producción, administracion y goce a Gian Battista Pastene, (Juan Bautista Pastene) nacido en Italia, nombrado por el virreinato de Panamá almirante del mar del sur (futuro pacífico).
Se toma como fecha de la fundación el día que Pastene recibe la carta de Valdivia el día 4 de octubre de 1550, en la cual le entrega en Encomienda estas tierras con sus principales caciques, Antequilica, Chumavo y Catalangua.

La llegada de Pastene, colono incansable, fue beneficiosa para el valle. Trasformó el valle del Puangue en una empresa. Instaló una fábrica de frazadas y jarcias para abastecer los buques de la marina Española que atracaban en Valparaíso.

Ubicación Año 2015

Comuna de la Región Metropolitana enclavada entre la Cordillera de la Costa y el Puerto de Valparaíso.

Superficie 693 Km2

Distritos:
Curacaví
Bustamante
Lo prado
Zapata
Carén

Habitantes 32.000

Limita con las comunas:
María Pinto
Peñaflor
Padre Hurtado
Pudahuel
Lampa
Quilpué
Casablanca

Hidrografía

El Valle del Puangue es cruzado por la Cuenca del Puangue (hoya hidrográfica de segundo orden) El Estero del Puangue nace en Colliguay corriendo entre los cerros Carén, Lepe y Mauco corriendo por el lado sur de Curacaví.

El Padre Alonso Ovalle Pastene escribe:
“El Pungue que corre asimismo, por debajo de la tierra muchas leguas, no renace este más purificado ni mejorado en sus cualidades, porque sus aguas son de nacimiento, tan delicadas, cristalinas y suaves, que no pueden mejorarse porque no tienen su origen como otros, de la nieve, sino sus minerales de oro por cuyas vetas como por arcaduces de este precioso metal, corre en acanalado y ceñido de la una y otra banda de hermosísima arboleda y si sus aguas son tan saludables, que ellas por si sola son medicinales y ayudan tanto a la digestión que aunque haya excedido en la comida más de lo que abraza el estómago y hechándose un jarro de agua de este noble estero, se siente desembarazado y con nuevo apetito”

El Abate Jesuita Ignacio Molina escribe en su libro “Historia General del Reino de Chile”

Población Indígena

Los Picunches
Pueblo indígena radicado en la zona central de Chile. Habitaban en los valles, en las montañas, a orilla de los ríos. Se dedicaban principalmente a la caza, pequeños cultivos y a la recolección de frutos silvestres.
Su organización social un cacique ejercía la autoridad sobre una o varias agrupaciones de ranchos.

Sus cultivos eran: quinoa, maíz, papas, porotos, zapallo, ají, calabaza, teca, tomate, frutilla, mango.
Entre el 1580 y 1583 tuvieron que abandonar estas tierras por la sequía que afectó esta zona.

Las Piedras Tacitas
Las piedras tacitas son características de la zona central de Chile. una de las más importantes está ubicada en Curacaví, y es el símbolo del escudo de armas y la bandera de la comuna.

Tiene diez cavidades, algunas de las cuales están comunicadas entre sí.
No hay una explicación clara sobre el significado o uso de estas piedras. Hay diferentes versiones, que servían para sacrificios humanos, a juegos de diversión, para moler, los pocillos servían para preparar anilinas vegetales para teñir la lana o pintar la alfarería.

Caminos entre Santiago y Valparaíso

El primer camino entre Santiago y Valparaíso data de 1553 y era conocido como “Camino real de caballos”. Por la difícil topografía se utilizaba como medio de trasporte la mula.

Otra ruta utilizada era Santiago Melipilla y de ahí a Casablanca, pasando por la cuesta de Ibacache llegando a Valparaíso. Esta ruta la llamaban “Camino Real de Damas o Camino Real de Carretas” Se termina de construir el año 1604 y presta servicio hasta fines del siglo XVIII.

En 1771 comienzan los trabajos de la cuesta Lo Prado que concluyen en 1798. El 14 de Febrero de 1863 se construye el ferrocarril entre Santiago y Valparaíso, lo que hace perder importancia a esta comuna. En 1027 el presidente Carlos ibañez del Campo, comienza la construcción de una nueva carretera, “la cuesta barriga” pasando desde Padre Hurtado.

En 1950 se inician los trabajos del túnel Zapata que culminan en 1955.
En 1970 el Presidente Eduardo Frei Montalva inaugura el túnel Lo Prado.

Durante el gobierno de Augusto Pinochet Ugarte se construye la doble vía de la Ruta 68, y el 1987 se inaugura el tramo de Curacaví.

Mas sobre su historia...

Curacaví significa “piedra del festín” de las palabras indígenas “Cura” y “Cahuin”, pero otros creen que viene de “Cura” y “Cavi” cuyo significado sería “reducción junto a la piedra”. Cuando llegaron los españoles existía un grupo de indios a orillas del rio Puangue, junto al cerro llamado antiguamente de las brujas, que se encuentra detrás del cementerio actual. Estos indios fueron entregados en encomiendas por Pedro de Valdivia a Juan Bautista Pastene, como lo señala el primer documento oficial, que inicia la historia de Curacaví en 1550.

Los españoles llamaron al lugar Tambo Viejo del Puangue y Juan Bautista Pastene instaló allí una fábrica de frazadas y jarcias con el cáñamo y lino sembrados en las tierras que regó con acequias del Puangue. A la muerte de Pastene los temporales destruyeron estas obras de regadío y en 1583 grandes sequias hicieron emigrar a los indios a Pomaire, donde poseían tierras más abundantes en agua.

Curacaví comprendía en el siglo XVII sólo dos propiedades: una que iba desde el cerro del cementerio hasta donde se emplaza la Municipalidad hoy. La otra propiedad seguía desde ahí hasta el puente del Puangue. En el año 1767 el Obispo Alday calculaba la población del Curato de Curacaví (que comprendía todo el Valle y además Los Rulos y Colliguay) en no más de 500 personas. En 1843, la población llegaba a los 5.000 habitantes, aunque en 1874 solamente 840 vivían en el pueblo.

Desde la fundación de Melipilla en 1742, Curacaví dependió de ella tanto en lo civil como en lo eclesiástico. Permaneció unida en lo civil hasta 1927, cuando pasa a depender del Departamento de Santiago. En cambio en lo eclesiástico, es Vice Parroquia de Melipilla en el año 1754.

Curacaví era el camino obligado a caballo más usado entre Valparaíso y Santiago, formado durante la dominación incásica. Ya en 1553 se lo llamaba camino real. Atravesaba Casablanca, la cuesta de Zapata, entando a Santiago por la calle San Pablo. Este camino se hizo carretera entre los años 1792 y 1797. Bernardo O’Higgins cambió la cuesta vieja por la de Lo Prado actual. Con la inauguración del ferrocarril de Santiago – Valparaíso el 14 de septiembre de 1863, Curacaví perdió mucha importancia, pero comenzó a desarrollarse nuevamente con la llegada de los automóviles. En 1930, el General Ibáñez hace la cuesta de Barriga y pavimenta el resto del camino, que se acortó mucho con el túnel de Zapata y que aún disminuirá en 25 km con el túnel de Lo Prado.

La Escuela Parroquial fue construida por el sacerdote Eduardo Millas en 1885, funcionando casi sin interrupción, educando a gran parte de la población de la comuna. Antes de que existiera la actual plaza, hubo dos plazas: la primera data del año 1834 y estaba ubicada en la sede parroquial. Era una pequeña plazuela cercada de los animales y con frondosos álamos que lluvias y temporales la hicieron ir desapareciendo como lugar de encuentro y de paseo, dejando a Curacaví sin plaza.

Tuvo que pasar un buen tiempo para volver a tener otra plaza, no sin antes intentarlo de manera frustrada. Primero el año 1911, vecinos intentaron emplazar una nueva en lo que es hoy el sector de la Villa Puangue, y que antiguamente había sido un brazo del estero del mismo nombre, pero resultaba muy apartado de los poblados, y desistieron de esta iniciativa. Luego en el año 1930 el regidor de ese entonces Enrique Madrid, intenta comprar un terreno frente al edificio consistorial, pero el alto precio hizo imposible la concreción de esta transacción y no fue sino hasta el año 1950 que se pudo levantar en la manzana predilecta de las autoridades y que finalmente es la plaza que existe hasta el día de hoy y está entre las calles Presbítero Moraga, William Rebolledo y Germán Riesco. La Plaza de Armas de Curacaví también lleva el nombre de Plaza Presidente Balmaceda.

En una de las calles de la plaza está ubicada la Iglesia de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, que ha sido ubicada en varias ocasiones y sectores. La primera data del año 1767 en los faldeos del cerro y se mantiene hasta el año 1822, cuando el terremoto que azotó la zona central la destruyó. Luego se edificó en otro lugar, donado por un hacendado y se levantó el año 1836, esta vez duró hasta el año 1851 cuando el terremoto del 2 de abril la deja en malas condiciones y es necesario trasladarla nuevamente. Se instala esta vez donde ahora está el colegio San José Obrero. El terremoto de 1906 obligó a nuevas reparaciones lo que le permitió mantenerse en pie avanzado el siglo 20.

Mientras ésta estaba funcionando, por idea del cura párroco Augusto Larraín Undurraga, comienza la construcción de lo que la municipalidad proyecta como nueva plaza, en la década del 50. Una vez terminada, en el año 1967, se utilizan las dos iglesias, hasta que en el año 1971 luego del terremoto el Arzobispado decide demoler la iglesia antigua y funcionar completamente con la de la plaza, que es la que se mantiene hasta el día de hoy. El terremoto del año 2010 obliga a cerrarla pro reparaciones hasta el año 2012, cuando es restaurada gracias a un fondo para la restauración del Consejo de la Cultura y Las Artes.

Historia de la Municipalidad

La Ilustre Municipalidad de Curacaví fue creada el 6 de mayo de 1894. La primera sesión fue presidida por el Sr. Subdelegado Don Anselmo Harbino. Se abrió la sesión  a las 13.30 hrs con la asistencia  de los Sres.  Julio Riesco, Hirginio Saavedra, Luis Charme, , José Tomás  Cerda, Diego J. Benavente, Ambrosio  Olivos, Manuel Madrid, y José Vicente Garay.

Fiesta de Cuasimodo

La fiesta de Cuasimodo, es única en su género y en el mundo entero, y tiene lugar en la zona Central de Chile, al domingo siguiente de Pascua de Resurrección.

El orígen de su nombre corresponde a la expresión inicial de la antífona de la misa , en ese día que alude al sentido de la festividad ” Quasi Modo Geniti Infantes” ( Como niños recién nacidos)

Se trata de una celebración piadosa y muy antigua, que se comenzó a celebrar hace más de dos siglos, en torno al cumplimiento de la Comunión Pascual hacia quienes se encontraban impedidos de asistir a las liturgias de la iglesia, para recibirlas.

El origen chileno de esta gran caminata era el acompañamiento de huasos a caballos, que se preocupaban de resguardar al sacerdote, protegiéndolo del asedio y de los bandoleros que lo esperaban ocultos a la vera del camino para asaltarlo y arrebatarle el copón de oro , donde llevaba las hostias consagradas.

En nuestra comuna el primer Cuasimodo lo inició el Cura Párroco de ese entonces don Germán Moraga en la década del treinta. Los primeros Quasimodos se corrieron desde la puntilla de Salazar hasta Curacaví.